fbpx

¿Qué es la Lancha Negra?

La Lancha Negra o tizón tardío de la papa (Solanum tuberosum L.), es ocasionada por el hongo  Phytophthora Infestans  y es la enfermedad más destructiva de plantas solanáceas como tomate de mesa, tomate de árbol, papa, pimiento y naranjilla entre las más importantes en nuestro país.

De un ciclo de siembra a otro, la transmisión se da principalmente por el uso de semilla proveniente de campos ya contaminados y por los residuos del ciclo anterior, sean éstos tallos y tubérculos principalmente.

Síntomas y daños

Los síntomas y daños pueden aparecer a lo largo de todo el ciclo de cultivo si las condiciones de temperatura y humedad son favorables para el crecimiento del hongo.  Los daños son:

  • En las hojas: Se forman manchas necróticas de color marrón claro a oscuro que inician en los bordes y en el ápice de las mismas.
  • En los tallos: Las manchas presentes en el tercio medio y superior de los tallos son alargadas y la necrosis o muerte posterior del tejido hace que los tallos y brotes se vuelvan quebradizos.
  • En los frutos:  Se pueden observar lesiones firmes circulares y aceitosas de color marrón que terminan convirtiéndose en pudriciones blandes del fruto, en el caso de tomate y pimiento principalmente.
  • En los tubérculos:  Encontramos manchas irregulares de color marrón rojizo y de apariencia húmeda en la superficie de los tubérculos, que a medida que aumenta el daño llegan a causar necrosis en el interior de éstos, fácilmente visible al momento de realizar un corte.

 

La diseminación del hongo en el cultivo es relativamente rápida por lo que se debe tomar medidas correctivas inmediatas a la aparición de los primeros síntomas.

Prevención y control

La prevención y control de la Lancha Negra necesita de un manejo integrado del cultivo que implica las siguientes prácticas culturales:

  • Rotación de fungicidas con modos y mecanismos de acción diferentes.
  • Uso de semilla certificada y de variedades resistentes.
  • Reducir el uso de fertilizantes nitrogenados.
  • Sembrar en la época de menor incidencia de condiciones ambientales desfavorables.
  • Limpieza y destrucción de residuos de cultivos del ciclo anterior.
  • Almacenamiento adecuado de la semilla.